10 herramientas (alternativas) para trabajar en remoto

El teletrabajo no es algo nuevo. Hace muchos años que lo señalamos como una de las tendencias que marcan hacia donde se dirige el futuro del trabajo. Relacionado con la idea de ‘trabajo flexible’, según la cual las personas pueden decidir, al menos en parte, desde donde y cuando trabajar, el teletrabajo ha ganado popularidad por la progresiva digitalización del trabajo, que lo hace posible, y por su utilización en el sector tecnológico, donde se ha convertido en una práctica habitual, aunque no exenta de debate. 

Aun podemos recordar la polémica prohibición del teletrabajo en Yahoo! en 2013 con el objetivo de recuperar unos niveles de colaboración que sus directivos pensaban que se habían perdido en parte debido al teletrabajo, o el cierre en 2017 de las oficinas de Automattic, la empresa propietaria de WordPress.com, que se ha convertido, desde entonces, en un modelo de teletrabajo total.  

Según el informe el estado del trabajo remoto en 2020, realizado por Buffer y Angelist, más de la mitad (57%) de los ‘trabajadores remotos’ teletrabajan toda su jornada, y una amplia mayoría (80%) lo hacen desde su casa. Este mismo informe, revela que un 70% se sienten felices trabajando de este modo.

Los datos nos descubren que el teletrabajo, hasta ahora, estaba lejos de ser una fórmula generalizada

Sin embargo, y aunque nos puede dar la sensación de que se trata de una práctica que ya estaba bastante asimilada por las empresas, los datos nos descubren que el teletrabajo, hasta ahora, estaba lejos de ser una fórmula generalizada. El año pasado, en Europa, solo el 5,2% de los trabajadores trabajaban frecuentemente en casa, mientras que en España esta cifra únicamente era un 4,2%.

Pero, por sorpresa, la situación del teletrabajo en nuestro país, y en el mundo en general, ha cambiado como consecuencia de la pandemia de covid-19, que ha obligado a muchas empresas a convertir a una proporción importante de sus equipos en teletrabajadores de manera acelerada.

Estos días, además de poner en marcha la infraestructura básica, las empresas tienen que buscar a toda velocidad herramientas que les permitan adaptarse rápidamente a esta nueva situación, y que ayuden a sus empleados a trabajar de forma eficaz en un formato para el que nadie los había preparado.

En este contexto, comparto con vosotros diez herramientas (alternativas) que pensamos pueden ayudar a cualquier ‘teletrabajador inesperado’ a hacer este cambio más rápido, y que permiten hacer virtualmente tareas que hasta ahora hacíamos de forma física o presencial. Os invito a explorarlas:

Monday.com

Es una plataforma de tableros kanban que permite la visualización de este tipo de tableros en distintos formatos. Tiene plantillas prediseñadas, y es posible adjuntar archivos, realizar comentarios y mencionar a compañeros. Se puede integrar con Outlook, Slack y Dropbox, entre otras. La podemos ver como una alternativa a Trello.

Twist

Una herramienta para facilitar y ordenar la comunicación en equipos remotos. Permite todas las opciones de comunicación: mensajes en grupos de trabajo, por temáticas o mensajería instantánea. Es muy intuitiva y fácil de utilizar, y es un serio competidor de Slack (en su web podemos leer “si has llegado hasta ahí es porque Slack no te ha funcionado”).

Slite

Slite es una herramienta que permite trabajar con documentos de manera colaborativa de una forma muy sencilla. Facilita la organización del contenido, ofrece plantillas predeterminadas, escritura colaborativa, comentarios y la posibilidad de compartir con los miembros del equipo. Tiene un buen sistema de búsqueda y es posible integrarla con Trello o Slack. Es una alternativa a Google Docs o Microsoft Teams.

Basecamp

Es una herramienta para la gestión de proyectos que aporta muchas opciones como la organización por proyectos y por equipos. Integra paneles individualizados para cada proyecto, donde puedes ver toda la información del proyecto en una única pantalla. Permite escribir mensajes, sincronizar tareas y calendarios, añadir documentos, etc. También permite integrar check-ins a nivel corporativo donde todo el mundo puede ver en las tareas y proyectos de cada persona. Puede ser una alternativa a Microsoft Teams, G Suite y Slack.

Box

Es una aplicación que sirve para compartir, almacenar, archivar y organizar documentos de una manera segura. Una buena alternativa a Google Drive o Dropbox.

Remo

Herramienta para realizar videollamadas con multiples opciones, lo más interesante de esta herramienta es que permite crear un espacio de oficina virtual y una interacción espontanea entre los empleados de la organización. Una alternativa a Zoom, Skype, etc. para fomentar el contacto entre las personas de la organización.

Whereby

Otra plataforma de videollamadas que permite la conexión con otras personas sin registro previo. Es realmente sencilla y su utilización es muy intuitiva. Funciona muy bien para reuniones de equipos pequeños. Es otra buena alternativa a Skype o Zoom.

BlackHole

Es una herramienta de intercambio de archivos desarrollada con tecnología blockchain para asegurar la encriptación del contenido que compartimos. También permite añadir contraseñas a los documentos para que no puedan ser abiertas por personas distintas al destinatario. Puede ser una buena alternativa a WeTransfer.

Miro

Sirve para trabajar en proyectos de generación de ideas, en investigación y diseño de producto, en flujos de trabajo agile, estrategia y planificación. Permite hacer diagramas y mapas de procesos. Es especialmente útil para realizar este tipo de trabajo de forma remota ya que permite trabajo en tiempo real y asíncrono. Se puede integrar con la mayoría de apps de trabajo remoto.    

Notion

Una plataforma muy flexible que incluye muchas funcionalidades, desde documentos y notas para sustituir Google Docs o Evernote, bases de datos y hojas de calculo para sustituir Google Sheets, gestión del conocimiento para usar en lugar de Confluence o wikis, proyectos y tareas que pueden sutituir a Trello o Asana. Notion se presenta como “la mitad que le falta a Slack” y se integra con esta herramienta y muchas otras. Es una buena opción que explorar si de lo que se trata es de construir un lugar de trabajo remoto desde cero.

Por supuesto, en el mercado hay muchas otras herramientas muy buenas que pueden ayudarnos a trabajar en remoto. Lo que he querido en este artículo es ofreceros algunas alternativas menos conocidas, pero que vale la pena que las tengamos también presentes en este momento en que muchas empresas y trabajadores estamos revisando el contenido de nuestras ‘cajas de herramientas’ para adaptarlo a la forma en que tenemos que trabajar a partir de ahora.

Un artículo de
Rafa Díaz