¿Será 2018 el año de Blockchain para RR.HH.?

Una las noticias económicas de este cierre de año ha sido la llegada a un nuevo máximo histórico del valor de la moneda digital BitCoin, haciendo por el camino algunos millonarios y popularizando esta criptomoneda, pero también la tecnología que la soporta: Blockchain.

Sin entrar en demasiados detalles, Blockchain es un registro digital (una especie de libro de contabilidad), compartido de manera descentralizada, a prueba de manipulaciones gracias a sofisticados sistemas de criptografía, que permite automatizar muchas transacciones y que, gracias a su diseño, no requiere de vínculos de confianza entre quienes lo usan, ni de que alguien que actúe como ‘registro central’.

Esta tecnología, que surgió para permitir el intercambio de monedas digitales (como Bitcoin), se usa hoy para muchas otras aplicaciones. Y del mismo modo que otras tecnologías recientes, como la Inteligencia Artificial o el Big Data, ya están encontrando su camino en Recursos Humanos, Blockchain también promete ser útil en el campo de la gestión de personas:

Una de las aplicaciones más evidentes, y que primero se ha propuesto, es aprovechar la capacidad de mover dinero a nivel mundial que ha demostrado Blockchain para agilizar el pago de nóminas a personal internacional, especialmente en países donde las transacciones son lentas o caras, y ya están apareciendo compañías que van a ofrecer este servicio, como la la start-up británica Etch.

Otra de las ventajas de Blockchain que puede resultar útil a RR.HH. es la certificación de autenticidad, que podría ayudar en la validación de credenciales de candidatos, como sus títulos académicos o su historial profesional. En esta línea, del entorno del MIT Media Lab ha surgido BlockCerts, que pretende convertirse en el estándar abierto mundial para el intercambio de certificaciones a través de Blockchain. El propio MIT ha empezado un programa piloto emitiendo un ‘Diploma Digital’ que algunos estudiantes seleccionados ya pueden compartir con posibles empleadores y otras instituciones, y que les permite empezar a disponer de ‘Soberanía sobre la propia identidad’ (Self-Sovereign Identity), uno de los conceptos interesantes que están surgiendo alrededor de Blockchain.

Otra de las actividades de RR.HH. que puede verse beneficiada es la captación de talento, donde la red de contactos que nos lleva hasta un candidato puede ser identificada y recompensada con monedas virtuales, tal como proponen Aworker o HireVibes.

Aunque quizá la aplicación más ‘disruptiva’ pasa por aplicar al mercado de trabajo la eliminación de los intermediarios que permite Blockchain. En este sentido, la startup ChronoBank, está haciendo las primeras pruebas de la plataforma LaborX que permitiría a los empleadores contactar de manera descentralizada con trabajadores autónomos, y pagarles con una moneda virtual llamada LH (Labour Hour), y que aspira nada menos que a convertirse en el ‘Uber’ del mercado de trabajo.

Y muy probablemente durante el año que comienza veremos como a estas iniciativas se suman otras nuevas.

¡Seguiremos atentos a las señales!

 

Imagen Elsa Hammond bajo licencia Creative Commons

Un artículo de
Jordi Serrano